Carta Abierta a las Universidades en Puerto Rico


En Puerto Rico la seguridad y salud del trabajador es un derecho regido por la Constitución en el Artículo II, Sección 16, para la protección contra riesgos a su salud o integridad personal en su trabajo o empleo. Luego la Asamblea Legislativa creo remedios más específicos por la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo de Puerto Rico del 5 de agosto de 1975. Sin embargo, la Asamblea Legislativa no reguló el ejercicio de la profesión de Seguridad y Salud Ocupacional en Puerto Rico. Por cuanto, cualquier persona puede ofrecer servicios de consultorías privadas o un patrono reclutar a una persona sin preparación académica a ejercer las funciones de velar por la seguridad y salud en el trabajo.

En Puerto Rico actualmente está vigente la Orden  Ejecutiva del Gobernador de Puerto Rico (OE-1992-75). Esta orden requiere a los Jefes de Instrumentalidades Públicas tomar acción para garantizar la seguridad y salud del empleado público. Exige tener un programa de seguridad y salud efectivo. Más aún, designar u oficial con conocimiento en seguridad y salud ocupacional con la autoridad y competencia necesaria para representar el interés de cada Instrumentalidad Pública. El oficial debe realizar inspecciones periódicas para reconocer riesgos. Lamentablemente esta orden ejecutiva no es cumplida por la mayoría de las agencias del gobierno.

Sin importar esto, la Asamblea Legislativa creo la Ley Núm. 94 de 30 de julio de 2007, que declara el 28 de abril de cada año como el “Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo”. Siendo esta, otra pieza legislativa que promueve y enfatiza la política pública del gobierno en garantizar lugares de trabajo seguro para el trabajador en Puerto Rico.

Las probabilidades de conseguir un empleo en el campo de Seguridad y Salud Ocupacional se han limitado, debido a que se ha renegado dicha profesión utilizando especialistas de otras disciplinas que no cuentan con la experiencia en esta área, o personas que únicamente tienen cursos de 10, 30 o 50 horas en temas de seguridad y salud. Por otra parte, los patronos, incluido algunas agencias del Gobierno del Estado Libre Asociado no han creado puestos de trabajo para Especialistas en Seguridad y Salud Ocupacional. Pero aún, las Universidades en Puerto Rico han puesto de un lado la creación de programas académicos en Seguridad y Salud Ocupacional, siendo estas las llamadas a desarrollar las mejores personas para las profesiones.

La profesión de seguridad y salud ocupacional tiene un reto en la sociedad puertorriqueña. Desde luchar por su regulación hasta la subsistencia de los programas académicos. Es el interés de la Sociedad de Profesionales de Prevención de Accidentes de Puerto Rico, que los programas académicos en seguridad y salud ocupacional se mantengan activos con una gran matricula. Para lograr esto es recomendable una alianza interuniversitaria. Llamamos alianza interuniversitaria a que una vez los estudiantes culminen sus estudios de bachillerato en seguridad y salud ocupacional puedan cursar estudios de maestría en este campo al ser referidos a la universidad de interés.

Mediante una ardua promoción en las escuelas públicas y privadas donde se explique que es la seguridad y salud ocupacional, lograremos que más jóvenes se interesen por esta profesión. Esto puede alcanzarse con la participación de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Puerto Rico y la Sociedad de Profesionales de Prevención de Accidentes de Puerto Rico.

Por años, los egresados de estos programas han mostrado profesionalismo y éxito en sus ejecutorias durante toda su experiencia profesional. Esto gracias a que la universidad los preparó adecuadamente en el área profesional de Seguridad y Salud Ocupacional. ¿Porque dejar a un lado estas historias de éxito?, en lugar de continuar creando nuevas historias en el área profesional de Seguridad y Salud Ocupacional.


Confiamos que nuestras letras sean motivo de inspiración para que nuevamente el Programa de Seguridad y Salud Ocupacional se presente como una alternativa académica en su Institución y aumentemos la cantidad de personas interesadas en prevenir riesgos en los lugares de trabajos. Interesamos que los programas académicos tengan el sitial que se merecen en las industrias, porque la seguridad y salud del empleado es un asunto de todos. No podemos dejar a un lado los accidentes y enfermedades que ocurren en los lugares de trabajo. 

Atentamente, 

Eric C. Vega  

Comments

Popular posts from this blog

OSHA y los Baños

La Dermatitis y los productos de Cemento

Reglamentación 1910.178 Montacargas